Detienen a unos 300 migrantes en redada en Chiapas

En su camino fueron interceptados por oficiales y subidos a vehículos oficiales en contra de su voluntad.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Agentes migratorios y elementos de la Policía Federal, detuvieron este lunes a un grupo de casi 300 migrantes centroamericanos en Pijijiapan, Chiapas en un operativo sorpresa.

En un reportaje de la agencia Associated Press, se dio a conocer que los cientos de migrantes viajaban en caravana desde Mapastepec con destino al pueblo de Pijijiapan, Chiapas. En su camino fueron interceptados por oficiales y subidos a vehículos oficiales en contra de su voluntad.

Según AP, los oficiales engañaron a los migrantes pidiéndoles que descansaran y aprovecharon para detenerlos. También aseguran que había personas infiltradas de parte de la Policía Federal, participando en el operativo, que informaban a las autoridades sobre los movimientos de la caravana.

Los oficiales comenzaron a meter a niños, adultos mayores y madres a las camionetas. Elementos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos veían la dramática escena desde lejos y aseguraron que documentarían cada paso de la Caravana, para investigar y dar a conocer los tratos que reciben los migrantes en su paso por México.

La detención alertó a la otra de la caravana que aún no llegaba al pueblo y se comenzaron a dispersar.

El pasado viernes, casi mil migrantes fueron detenidos en condiciones similares. Ante esta situación, el Instituto Nacional de Migración informó que los detenidos habían sido procesados a las autoridades correspondientes.

Sobre la redada en Chiapas, aún no existe información oficial.

El tema de migración entre Estados Unidos y México ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses.

Tal vez te interese:  Estados Unidos negará visas a países que demoran o se niegan a recibir deportados

La entrada de las caravanas centroamericanas, atrajo criticas de parte del presidente Donald Trump hacia el gobierno mexicano, por no usar la fuerza para evitar el flujo de migrantes que se dirigen a la frontera sur de su país.