Rescatan a 19 adultos y 14 niños de un sótano en Illinois; eran explotados laboralmente

Concepción Manelik tenía encerrados a los migrantes en Cicero, Illinois,y no les pagó por el trabajo realizado en Estados Unidos
Los federales dijeron que las víctimas no fueron compensadas por el trabajo realizado, una mujer enfrenta cargos por trabajo forzado
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Autoridades federales rescataron a 19 adultos y 14 niños en un hogar de Cicero, Illinois, durante una redada matutina, luego de que vecinos reportaron que ciudadanos guatemaltecos se encontraban retenidos en un sótano y eran explotados laboralmente.

La mujer que los mantuvo en cautiverio, Concepción Manelik, ahora enfrenta cargos por trabajo forzado, descrito en una denuncia penal de 12 páginas.

Las autoridades hablaron con cuatro de los presuntos cautivos y mencionaron que Manelik les ayudó a cuzar a los Estados unidos, entre el 2018 y 2019, mediante el uso de su nombre y dirección, o el pago de pasajes aéreos.

Manelik le dijo a los migrantes que le debían miles de dólares por su ayuda y los ayudó a encontrar un empleo en una fábrica de Removille.

Los federales aseguran que los migrantes entregaron grandes cantidades de sus cheques de pago a Manelik, quien supuestamente utilizaba el dinero para diversos gastos, entre ellos: facturas, transporte de los trabajadores hacia sus empleos y la renta de teléfono. Una de las víctimas dijo que ganaba $1, 956 dólares al mes en la fabrica y le daba a Manelik $974 dólares.

Tal vez te interese:  ¿Cómo ocurre el tráfico ilícito de migrantes?

Las denuncias salieron a la luz justo después de que un compañero de trabajo de una de las víctimas  se acercó al FBI.

Una de las víctimas, que vivía en la casa con su hija de 15 años, dijo que conocía a Malinek, quien trabajaba en la construcción de un hotel que tenía en Guatemala. Mencionó que ella le dijo que le debía $18 mil dólares por permitirle usar su nombre y su residencia en el papeleo de migración.

Aunque dijo que le permitieron a su hija vivir en el primer piso de la residencia, dijo que a nadie se le permitió salir del sótano sin el permiso de Malinek. Y a su hija se le permitió visitarle en el sótano “solo por períodos de tiempo limitados”.

Otra víctima mencinó que Malinek le cobró $7 mil  dólares por llevarlo a los Estados Unidos después de haber sido detenido con su hijo de 12 años. Después de que llegó a la casa de Cicero, Malinek supuestamente hizo los arreglos para que su esposa y su segundo hijo se unieran a él por $30 mil dólares.

La víctima mencinó que terminó viviendo durante 10 años en el sótano junto con su esposa y sus 2 hijos.

Las autoridades encontraron un libro de contabilidad en la habitación de Manelik, en donde llevaba un seguimiento de la deuda de cada uno de los migrantes explotados. El libro contenía cada una de las firmas de los migrantes así como del “lenguaje de tipo de contrato con respecto a las deudas contraídas”.

Para una de las víctimas en el libro incluía una oración que decía: “usted es libre de irse o quedarse después de que se haya pagado la deuda”.

Tal vez te interese:  Vuelvan a su país, sucios ilegales; causa indignación mensaje de enfermera racista

Manelik amenzaba constantemente a sus víctimas, les decía que podían llamar a los funcionarios de migración si así lo deseaban, “ya saben que estás aquí, así que adelante llámalos”.

Finalmente, las víctimas dijeron que Malinek había publicado “reglas” desde el sótano hasta el piso de arriba. Uno dijo que había que limpiar el sótano antes de que todos se fueran a trabajar o de lo contrario, tendrían que pagar una multa.

Supuestamente también incluía un programa para limpiar la casa, asignando a todas las víctimas a un turno de limpieza diferente.

Las víctimas no fueron compensadas por ese trabajo, mencionaron los federales.

Un vecino anónimo describió que Malinek era la primera en salir de la casa a las 5 de la mañana, mirar alrededor y señalar que estaba bien salir de la casa. Luego, un gran grupo de personas corría a la furgoneta y ella se marchaba. Repetía esto a la 1:30 pm y luego a las 10 pm todos los días, según el vecino.

Manelik se encuentra recluida en una cárcel del condado de Kendall, Florida y se espera que esté en la corte el día jueves 4 de abril.

Con información de Chicago Sun Times