Próximo fiscal de EE.UU. apoya políticas anti-migratorias de Trump

William Barr fue nominado por Donald Trump, ambos comparten ideas y gozan de la misma reputación llena de episodios de odio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

William Barr es el nombre del próximo Fiscal General de los Estados Unidos que al igual que el anterior fiscal Jeff Sessions, tiene opiniones nada positivas acerca de los migrantes.

Barr apoyó la administración Donald Trump en la polémica prohibición musulmana. También defendió a Jeff Sessions como Fiscal General y aplaudió su exhaustiva búsqueda de inmigrantes indocumentados.

En un artículo publicado en Washington Post, Barr escribió sobre el ex-fiscal y elogió las acciones tan violentas contra migrantes: “atacó la ilegalidad rampante que plagaba nuestro sistema de inmigración, rompiendo el récord de enjuiciamiento”, escribió Barr.

Pero ésta no es la primera vez que Barr hace algún comentario de esa naturaleza. De hecho, en 1991 fue Fiscal General por primera vez para el presidente Bush y muchas de sus pronunciaciones acerca de la migración, eran muy parecidas a las del actual presidente estadounidense.

Su agenda anti-inmigrante utilizó el alarmismo para obtener apoyo y hacía suposiciones exageradas contra los solicitantes de asilo. Propuso cambios severos a la política migratoria de la época e intentó regresar a su país a miles de haitianos que huyeron a los Estados Unidos por el devastador golpe de estado que sacudió a Haití.

Tal vez te interese:  Juez rechaza que se incluya una pregunta sobre ciudadanía en el censo

Se ha pronunciado decenas de veces contra la Ley de Asilo, la cual considera innecesaria pues asegura que los migrantes deberían ser devueltos a sus países en cuanto sean arrestados. En 1993, Barr propuso “procedimientos sumarios de deportación para eliminar las solicitudes de asilo evidentemente falsas”.

A William Barr también se le atribuye el envió de 12 mil refugiados haitianos a la prisión en la Bahía de Guantánamo por ser VIH positivos. La práctica fue duramente criticada y prohibida, tiempo después de que el tribunal fallara en su contra.

Sabiendo ésto, no sorprende que William haya sido nominado por Donald Trump. Ambos comparten ideas y gozan de la misma reputación llena de episodios de odio, que demuestran porque Estados Unidos  es considerado uno de los países más racistas y xenófobos del mundo.