El candidato demócrata a gobernador de Illinois, J.B. Prtizker, celebra la victoria junto a su compañera en la contienda.
El candidato demócrata a gobernador de Illinois, J.B. Prtizker, celebra la victoria junto a su compañera en la contienda.

Este martes los demócratas lograron recuperar la gobernación de varios estados clave de Estados Unidos, avanzando en su estrategia nacional para revertir años de dominio republicano en los capitolios estatales.

Sin embargo, sus triunfos en Illinois, Michigan, Nevada y Wisconsin, se vieron compensados por las victorias de los republicanos, que retuvieron uno de los puestos más codiciados, el de gobernador de Florida, además de los de Ohio y Arizona. Estos tres estados tendrán un papel destacado en el mapa presidencial en dos años.

Horas después del cierre del casillas, una de las carreras más disputadas del país, la que enfrentaba a la demócrata Stacey Abrams y al republicano Brian Kemp por la gubernatura de Georgia, estaba demasiado ajustada como para nombrar un vencedor.

Tal vez te interese:  Trump asegura que las elecciones legislativas fueron un "tremendo éxito"

Lo mismo ocurrió de última hora en Connecticut entre el demócrata Ned Lamont y el republicano Bob Stefanowski y en Alaska entre el republicano Mike Dunleavy y el demócrata Mark Begich.

Los demócratas derrocaron al republicano Scott Walker en Wisconsin para completar su barrido en la región del alto Medio Oeste. Walker era uno de los principales objetivos del partido y una figura divisiva en su estado: llegó al cargo con la oleada de popularidad del Tea Party de 2010 y llamó la atención de todo el país por encabezar el retroceso de los derechos sindicales.

El triunfo de Tony Evers da al partido la oportunidad de deshacer algunos de los logros de Walker, como una estricta ley de identificación de votantes y una norma que acabó con la negociación colectiva para los funcionarios.

Del mismo modo, los demócratas esperan que sus victorias sean una señal de resurgimiento en el corazón del país, donde Donald Trump arrasó en 2016.

“Creo que el mensaje es simple. Un candidato con un tono moderado pero con un pensamiento progresista puede ganar” en esa región, explicó el exgobernador demócrata de Iowa, Tom Vilsack.

“Ganar las gobernaciones es un paso enorme para comenzar el proceso de cambiar la dirección de nuestra política”.

Nuevo México cayó del lado demócrata, como Maine, donde la secretaria de Justicia estatal, Janet Mills, ganó la carrera para suceder al combativo Paul LePage, que tenía un mandato limitado tras ocho años en el cargo.

Tal vez te interese:  Republicanos conservan Senado, demócratas recuperan Cámara de Representantes

En Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer se impuso al republicano Bill Schuette pese a los años de dominio conservador en el estado.

El gobernador republicano Bruce Rauner, por su parte, reconoció la derrota ante su rival demócrata, J.B. Pritzker. El multimillonario Pritzker parece haber capitalizado no solo la falta de popularidad de Rauner sino la insatisfacción generalizada con Trump. En Kansas, la legisladora estatal Laura Kelly venció al secretario de Estado Kris Kobach, un aliado cercano al presidente.

Los demócratas Andrew Cuomo en Nueva York y Tom Wolf en Pennsylvania lograron la reelección sin problemas, como los republicanos Larry Hogan en Maryland y Charlie Baker en Massachusetts, dos regiones tradicionalmente progresistas.

En total, los estadounidenses eligieron a 36 gobernadores y 6 mil 89 legisladores estatales en comicios generales y especiales en las que grupos nacionales afiliados a ambos partidos invirtieron una cantidad de dinero sin precedentes.

Texto de Voz de América

Comentarios

comentarios

- Publicidad -