Hoy es fiesta de los santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta de Talavera

Escultura de los tres santos mártires. | Imagen: ACI Prensa.
Vicente, Sabina y Cristeta de Talavera, conocidos como los Santos Mártires de Talavera, fueron tres hermanos que murieron martirizados en Ávila por negarse a abandonar la fe en Cristo. Un texto de ACI Prensa.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vicente, Sabina y Cristeta de Talavera fueron tres hermanos considerados santos mártires. Ellos vivieron entre los siglos III y IV en la península ibérica, en tiempos de la Hispania romana.

Los tres nacieron en Talavera de la Reina, territorio perteneciente al actual Toledo. A los tres, en conjunto, se les denomina los Santos Mártires de Talavera.

Murieron en Ávila durante la persecución de Diocleciano. Esta fue la última y, posiblemente, la más sangrienta de todas las persecuciones realizadas contra los cristianos durante el Imperio Romano.

La historia de los santos mártires

La tradición cuenta que los tres hermanos quedaron huérfanos tempranamente, siendo Vicente, el mayor, quien se encargó del cuidado de sus hermanas.

Tal vez te interese:  ¿Quién fue San Roberto Belarmino y por qué lo celebramos hoy?

A inicios del siglo IV, los tres llegaron a Ávila, huyendo de Publio Daciano, prefecto romano de Hispania y gobernador de la Bética. Daciano era el encargado de ejecutar las órdenes de Diocleciano en la Península.

Acusado de profesar el cristianismo, tomaron a Vicente como prisionero y le exigieron que abjurara de su fe e hiciera sacrificios a los dioses paganos. Si no lo hacía, lo castigarían y ejecutarían.

Dice la leyenda que, lo llevaron al templo de Júpiter para ofrecer el sacrificio, la roca del atrio se hundió con el peso de su cuerpo y quedaron las huellas de sus pies marcadas en la piedra.

Hay dos versiones sobre lo que pasó después. Una, que los guardias huyeron despavoridos y los hermanos escaparon; otra dice que Vicente fue encerrado de nuevo. Pero los guardias, presos del temor por un mal augurio, dejaron a Vicente escapar con sus hermanas, quienes lo habían ido a visitar a la prisión.

Tal vez te interese:  Hoy es la fiesta de San Tobías, personaje asistido por el arcángel Rafael

Sea como fuere, ambas versiones parecen coincidir en que los hermanos lograron refugiarse en las cuevas de las montañas cercanas a Ávila. Lamentablemente fueron capturados, condenados a muerte, torturados y ejecutados. Así entregaron sus vidas en el martirio, negándose a renunciar a Cristo.

Hoy, los restos de Vicente, Sabina y Cristeta se conservan en la Basílica de San Vicente en Ávila.

Texto de ACI Prensa.