Foto: Voz de América
Foto: Voz de América

No tiene ni una semana en su nuevo cargo como juez de la Suprema Corte y Brett Kavanaugh ya anunció su intención de apoyar el plan del presidente Trump para deportar a los migrantes con antecedentes penales, incluso después de haber sido condenados y cumplir su condena.

De acuerdo con Los Angeles Times, esta iniciativa demanda la detención obligatoria y la posible deportación de extranjeros “criminales”, incluidos aquellas personas que llegaron al país con papeles que fueron condenados por delitos que van desde violencia hasta posesión de drogas.

Además, la iniciativa establece que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sería la encargada de tomar en custodia a cualquier migrantes con antecedentes.

Esto conduciría a su deportación en cuanto sea liberado.

Por su parte, la American Civil Liberties Union (ACLU) dijo que la política de detención obligatoria podría ser aplicada contra inmigrantes legales que habían vivido y trabajado en su comunidad durante décadas.

Tal vez te interese:  Cinco formas en las que Brett Kavanaugh afectará a la comunidad Hispana

Por lo pronto, el gobierno expresó que existe una disposición de ley firmada en 1996, durante el gobierno de Bill Clinton, que exige el arresto y encarcelamiento de los migrantes posterior al cumplimiento de sus penas.

Kavanaugh señaló que tal decreto no puso un límite de tiempo para ser detenidos por la migra tras cumplir con su condena.

Del mismo modo, cuestionó además los argumentos de la ACLU de que los inmigrantes detenidos deban tienen derecho a audiencias de fianza que posibilite su liberación.

La intención del gobierno federal es simple, mantener la detención obligatoria para todos los inmigrantes con delitos, independientemente de cuánto tiempo lleven estos en libertad.

Con información de Telemundo

Comentarios

comentarios

- Publicidad -