Senadores demócratas piden terminar la separación de familias en la frontera

la senadora Dianne Feinstein, acompañada por un grupo de legisladores demócratas, presentó un proyecto de ley ante la Cámara Alta para prohibir la separación de familias.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

“El Congreso tiene la obligación moral de adoptar una postura y decir que las familias no deben separarse”, bajo este argumento la senadora Dianne Feinstein, acompañada por un grupo de legisladores demócratas, presentó un proyecto de ley ante la Cámara Alta para prohibir esa práctica.

A pesar que en total 32 senadores demócratas lanzaron la iniciativa, esta no contó con el respaldo de ningún legislador republicano, mientras que los líderes en el Congreso no mostraron cualquier señal de que hayan votos suficientes para hacer aprobar esa ley.

El proyecto titulado “Acta para Mantener Juntas a las Familias”, prohibiría que, salvo algunas excepciones, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pueda separar a las familias al ser detenidas en la frontera, o en una periferia de 100 millas dentro de la zona fronteriza.

Esta iniciativa es la primera en plantar cara a la controvertida política adoptada por el gobierno de Donald Trump e implementada en la práctica por iniciativa del Fiscal General, Jeff Sessions.

Tal vez te interese:  Administración Trump dejará de dar asilo político a víctimas de violencia

Esta práctica fue implementada el pasado 8 de mayo y tiene como fin intimidar a las familias que tengan planes de ingresar a territorio estadounidense para solicitar asilo.

De acuerdo con Feinstein, desde octubre de 2016 hasta febrero pasado, mil 800 familias fueron separadas en la frontera sur, o alrededor de 100 por mes.

Por el contrario, desde el momento en que Sessions anunciara el enjuiciamiento de todo adulto que cruce ilegalmente la frontera, un promedio de 50 niños por día han sido separados de sus padres, un total de 658 menores alejados de 638 papás en tan solo en 14 días.

Esto representa un promedio de 47 familias destrozadas brutalmente por día.

“Esto no es los Estados Unidos que yo conocí, y hemos venido decididos a que esto se termine”, dijo Feinstein a la prensa.

“Es necesario llamar a esto por su nombre. Esto es un abuso de derechos humanos cometido por Estados Unidos”, apuntó la senadora Kamala Harris.

Con información de AFP