Administración Trump dejará de dar asilo político a víctimas de violencia

La administración del presidente Donald Trump anunció que dejará de dar asilo político a las víctimas de violencia doméstica o de pandillas, medida calificada como cruel e inhumana.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La administración del presidente Donald Trump anunció que dejará de dar asilo político a las víctimas de violencia doméstica o de pandillas, una nueva política que de inmediato fue denunciada por el Partido Demócrata como “cruel” e “inhumana”.

Este día el procurador general, Jeff Sessions, anunció que a partir de este momento, los jueces migratorios no deben considerar la violencia doméstica ni la cometida por “actores no gubernamentales” como una justificación legal para el otorgamiento de asilo.

“Un extranjero puede sufrir amenazas y violencia en un país foráneo por muchas razones relacionadas con sus circunstancias sociales, económicas, familiares o personales. Sin embargo, el estatuto de asilo no ofrece alivio para todas sus desgracias”, escribió Sessions.

La decisión de Sessons de anular un caso clave de inmigración que otorgaba asilo a una mujer salvadoreña que había sido violada y golpeada por su ex marido sienta un precedente en el sistema de jueces migratorios.

Tal vez te interese:  Jeff Sessions pide "tolerancia cero" contra migrantes que ingresen por México

Sessions tomó la decisión luego de intervenir personalmente en el caso (una acción inusual) conocido como el “Asunto de A-B-“, después de que la mujer ganó una apelación a la Junta de Apelaciones de Inmigración para revocar la negativa de un juez de un tribunal menor de inmigración a su petición de asilo.

Horas antes, Sessions, había anunciado que emitiría una decisión sobre las políticas de asilo que “restablecerá los sólidos principios del asilo y los principios de larga data de la ley de inmigración”.

Por su parte, el presidente del Partido Demócrata, Thomas Perez, calificó la decisión de la administración Trump como “cruel, enferma, descorazonada e inhumana”.

Perez indicó que “no existen palabras… para describir plenamente el carácter” de esta medida, pues al excluir del asilo a las víctimas de abuso doméstico y de las pandillas, “Trump está atacando a las gentes más vulnerables de nuestra sociedad”, deploró.

Sessons determinó que “el estatuto de asilo aplica cuando la persecución procede contra el miembro de un grupo protegido y la víctima no puede encontrar protección excepto pidiendo refugio en otro país”.

Con información de Voz de América