Veteranos rinden homenaje a sus hermanos de armas que murieron en el exilio

En el marco del Día de los Caídos, Héctor Barajas realizó una vigilia en la frontera y guardó un momento de silencio por todos sus hermanos y hermanas que murieron en un país distinto al que juraron proteger.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En el marco del Día de los Caídos, Héctor Barajas, veterano que pudo regresar a Estados Unidos después de permanecer deportado 14 años, realizó una vigilia en la frontera y guardó un momento de silencio por todos sus hermanos y hermanas que murieron en el exilio, en lugar de fallecer en el país al que servían y por el cual estaban dispuestos a morir.

Fue por eso que la tarde de este domingo, el fundador de la Casa de Apoyo para Veteranos Deportados, realizó una ceremonia de Bandera y repartió panfletos sobre la persecución de los veteranos deportados.

A pesar de que Barajas pudo obtuvo su ciudadanía el paso mes de abril, el resto de veteranos deportados no pueden asistir a ningún evento en EU, por lo que realizaron este evento un día antes en México.

Tal vez te interese:  VIDEOBLOG | Héctor Barajas, el hombre que lucha por los derechos de los ex veteranos deportados

“Desafortunadamente la mayoría no podemos estar en el otro lado”, dijo Héctor al rendir honor a sus compañeros que fallecieron en el exilio.

Desde 1996, el gobierno de los Estados Unidos ha deportado a veteranos que, como residentes legales permanentes, se unieron a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y sirvieron orgullosamente a su país. Los veteranos que han sido deportados sirvieron en guerras como Vietnam, Golfo Pérsico, Kosovo, Irak y Afganistán, además, sirvieron tanto en combate como en tiempos de paz.

La casa de apoyo de veteranos deportados ha entrado en contacto con más de 100 veteranos que han sido deportados o deportados a más de 30 países de origen en todo el mundo.

Todos estos veteranos tenían el estado legal de residencia, los beneficios de la Administración de Veteranos (VA), así como fuertes lazos con los Estados Unidos antes de la deportación.

“Todos los veteranos que hemos conocido mantienen un fuerte deseo de regresar a los Estados Unidos, ya que muchos apenas han conocido otro hogar a lo largo de sus vidas y se han visto obligados a dejar atrás hijos, cónyuges, padres y hermanos, así como a personas firmemente establecidas. vidas y comunidades en los Estados Unidos” declaró Barajas.