Será más fácil el ingreso de migrantes a la educación en México

Será más fácil el ingreso de migrantes a la educación en México
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Para los migrantes mexicanos que regresen a México, ahora será más fácil que sus hijos ingresen a cualquier grado de educación primaria, secundaria, preparatoria o Universidad.

Con las últimas reformas a la Ley General de Educación, lo que se busca es permitir que cualquier estudiante pueda ingresar al grado que cursaba en Estados Unidos, a través de cartas firmadas bajo protesta de decir verdad y la agilización de los procesos para revalidar estudios.

Uno de los aspectos más importantes es que los estudiantes podrán ingresar o inscribirse en cualquier momento a lo largo del ciclo escolar, y no tendrán que esperar a que éste concluya.

Los cambios garantizan que se le dé prioridad a la educación sobre cualquier trámite o requisito administrativo, particularmente en el caso de grupos vulnerables, como son los migrantes deportados.

Además, se incorporaron los conceptos de “tránsito” y “movilidad académica” y se establece un marco nacional de cualificaciones y un sistema de créditos académicos, lo cual permite que un alumno pueda cambiar de escuela de una forma más ágil.

Con ello, se eliminan los requisitos de apostille y de la traducción por perito de documentos de identidad y académicos, y se permite que el ingreso sea inmediato y sin necesidad de revalidar estudios, con base en las tablas de correspondencia.

También se reconocen las evaluaciones generales de conocimiento para revalidar un nivel de estudios completos y se generará una lista de instituciones educativas del extranjero que se publicarán en el portal institucional de la Secretaría de Educación Pública para dar una revalidación inmediata.

Las autoridades educativas en los estados deberán aplicar las nuevas normas para garantizar el ingreso de los estudiantes migrantes en los servicios educativos y definir oficinas de atención estatal para que quienes no puedan ingresar al sistema tengan dónde reportarlo.

Se está trabajando para que en los estados se tenga una lista de escuelas y planteles que están en las mejores condiciones para recibir a los estudiantes migrantes.

Tal vez te interese:  Experto alerta que EE.UU. no está listo para un regreso a la cotidianidad

Parte de los acuerdos es que se capacite a los docentes para atender a niños y jóvenes que no hablen español como primera lengua, y que se aproveche el inglés de los migrantes para incorporarlos a actividades, como la enseñanza de ese idioma.

Uno de las principales preocupaciones es que los estudiantes que están llegando a México no están siendo incorporados al sistema educativo pro falta de documentos, por lo que se crea un mecanismo de confianza, a través de la firma de cartas bajo protesta de decir verdad, para que tengan un ingreso automático.

[pdf-embedder url=”https://www.conexionmigrante.com/wp-content/uploads/2017/03/CORRESPONDENCIA-ESCOLAR.pdf” title=”CORRESPONDENCIA ESCOLAR”]

EDUCACIÓN BÁSICA

Para los niños que estudian primaria o elementary school, se busca garantizar el acceso sin documentos académicos, que se suplirá con la solicitud bajo protesta de decir verdad y garantiza el ingreso inmediato a las escuelas, con base en las tablas de correspondencia.

EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR

Para los jóvenes que están en secundaria y preparatoria o high school, también se les garantiza el acceso sin documentos académicos, aunque el ingreso está sujeto a disponibilidad y a cumplir con las convocatorias de ingreso.

Se decidirá en qué grado estudia el alumno, a través de tablas de correspondencia o evaluación y se pueden acordar programas de apoyo.

EDUCACIÓN SUPERIOR

Para los jóvenes que estudian la universidad, el ingreso en México no se limitará a la falta de documentos, pues se suplirá con la carta bajo protesta de decir verdad y la validación de la institución.

Sin embargo, el ingreso estará sujeto a disponibilidad y al cumplimiento de las convocatorias de ingreso.

En Educación Superior habrá dos criterios diferenciados: una para carreras reguladas como leyes, medicina, contaduría, ingeniería o arquitectura, en la que la revalidación seguirá un proceso de análisis y otra para el resto de las carreras, donde la revalidación será casi automática.