71° F

Los Angeles,
California
Tipo de cambio
Dolar:$20.12
Euro:€20.29
LOS ANGELES, CA  [simple-weather location="Los Angeles, Usa" days="2" night="yes" units="imperial" text_align="right" display="block" style="large-icons"]
19 de agosto de 2022
CONTACTO: +52 55 5211 5814
REDES

¿Tienes deudas? ¿No te alcanza el dinero? Sigue leyendo…

¿Tienes deudas? ¿No te alcanza el dinero? Sigue leyendo…

El 2017 llegó… y el Año Nuevo es un libro por escribir. Es la oportunidad de narrar historias inéditas con tinta fresca.

Es también tiempo de buenos propósitos: hacer más deporte, alimentarnos mejor, estudiar algo nuevo, enviar más dinero a nuestras familias o cambiar de empleo. Cada uno sabe lo que tiene en mente.

En materia de finanzas personales, no obstante, es enero y febrero suelen ser meses complicados. Son los días en los que toca pagar los regalos de Navidad que hicimos, las cenas de manteles largos con las que nos agasajamos y los viajes que realizamos para visitar a la familia.

Se vale consentirse en diciembre. No hay duda. Pero muchos de nosotros nos encontraremos a principios del 2017 -como nos sucede cada año, de hecho- con que la cartera adelgazó y las cuentas por pagar se multiplicaron.

¿Qué hacemos mal? A continuación, hablaremos sobre el Decálogo de las Finanzas Personales Sanas del Migrante. Una guía que te será de utilidad para mantener finanzas sanas durante todo el año.

1) JERARQUIZA TUS NECESIDADES. Es tiempo de tomar lápiz y papel a la antigüita. Pon por escrito -te harás consciente de muchas cosas que no tienes claras- de aquello en lo que gastas cada mes. Pon ahí cuánto gastas en renta (o hipoteca), en alimentos, transporte, gastos escolares, esparcimiento, vestido, etc. Y realiza este ejercicio durante al menos cuatro meses. Esto te permitirá establecer con claridad un “mapa” de tus gastos. Luego… jerarquiza.
Sí, define claramente lo que es importante. Por ejemplo, no gastes en ropa o en comidas fuera de casa cuando aún no has resuelto tus necesidades básicas de vivienda y alimentación. Parece una verdad de Perogrullo, pero no lo es. Frecuentemente gastamos primero en lo que no es prioritario.

2) PAGA TUS DEUDAS: No hay dinero más caro que el que nos prestan los bancos (créditos personales o tarjeta de crédito) o los prestamistas particulares (cuando nuestra situación en Estados Unidos no es legal). Frecuentemente, pagas el doble o el triple de lo que te prestaron. Por lo tanto, la regla número uno para que tus finanzas se saneen es pagar lo que debes. ¿Cómo? Durante los tres primeros meses del año, proponte con seriedad no comprar nada que no necesites. Y destina ese dinero a reducir tus “pasivos”. Esto te dará en el futuro una libertad financiera y una tranquilidad importantes.

3) COMPARA PRECIOS. Jamás compres a la primera. El mismo producto puede tener un precio distinto según la tienda en el que lo consumas. Anota en tu celular o lleva una pequeña libreta siempre en el bolso para anotar los precios de las cosas que más consumes. Y jamás te dejes hipnotizar por el embrujo de las marcas. Las empresas destinan miles de millones de dólares a campañas publicitarias para que compremos lo que ellas deciden que debemos comprar. Pregúntate: ¿realmente lo necesito? ¿puedo encontrar algo de la misma calidad, pero más barato porque no estoy pagando una marca específica?

[¿Vives en Estados Unidos? Prevé tu jubilación en México]

4) EVITA LAS COMPRAS IMPULSIVAS. Viste algo que te encantó y en ese mismo momento decides adquirirlo. No lo hagas. Míralo dos veces. Tres veces. Sigue caminando. Proponte compararlo una semana después. Si después de siete días sigues pensando que es una buena adquisición, hazla. Pero posiblemente para entonces hayas cambiado de opinión.

Tal vez te interese:  ¿Cómo funciona la pensión para jóvenes y viejos en Canadá?

5) AHORRA… SIEMPRE AHORRA. Éste es un punto clave para mantener unas finanzas personales sanas. Muchos de nosotros decimos: “No me alcanza para ahorrar”. Ciertamente, muchas veces debemos vivir con lo justo y estirar cada dólar que recibimos. Pero siempre encontramos algún dinerito para comprar ropa o para cambiar de teléfono celular para tener lo último en materia tecnológica. Así que siempre es posible ahorrar, aunque sea un poco aplicando un principio simple: gasta algunos dólares menos de los que ganas. No es tan difícil. Si cada semana guardas 25 dólares en una pequeña caja fuerte o en el banco, casi sin darte cuenta tendrás $1,200 dólares al final del año. Ahora imagina si puedes poner un poco más cada semana. De este punto hablaremos mucho más en el futuro. Ese dinero será como un empleado que trabaje para ti. No lo pierdas de vista.

6) DALE UN PROPÓSITO A TU AHORRO. Te ayudará a ser constante. Por ejemplo, decide que ese ahorro te permitirá construirle una barda a la casa de tu familia en México antes de octubre del 2017; o te permitirá saldar por completo una deuda que tienes antes de que concluya abril del 2017; o les permitirá a ti y a tu familia hacer un pequeño viaje antes de fin de año. Solo tú sabes cuáles son tus prioridades. Defínelas, fija un reto para tu ahorro y cúmplelo.

7) PIENSA EN TU JUBILACIÓN. La vida se va más rápido de lo que uno quisiera. Todos lo sabemos. Siempre piensa en el futuro, aunque ahora solo tengas 30 o 40 años. Busca alternativas para jubilarte, esquemas para destinar algún dinero a este objetivo.

8) CONTRATA SEGUROS DE VIDA Y REPATRIACIÓN. Los seguros son fundamentales para la tranquilidad y hay temas que a ninguno nos gusta abordar, como la muerte. Pero son una realidad de la que nadie escapará. ¿Sabías que los migrantes en Estados Unidos también pueden contratar este tipo de seguros? Existen seguros que te ofrecen protección financiera para tu familia y que cubren los gastos de una repatriación a México cuando esto se haga necesario. Los seguros para migrantes existen. Búscalos.

9) INCULCA EN TUS HIJOS EL HÁBITO DEL AHORRO. Si realmente te preocupa su bienestar económico, lo primero que debes hacer es asegurar para ellos una buena educación, pero lo segundo más importante es enseñarlos a administrar con sabiduría lo que reciben. No hay ingreso que alcance si siempre gastamos más de lo que percibimos. Si tus hijos te ven ahorrar un poco cada mes, seguramente harán lo mismo.

10) HAZ UN TESTAMENTO. Sí, el tema es incómodo. Pero si tienes algún patrimonio en Estados Unidos y no quieres heredar problemas a tu familia. Ocúpate del tema en el presente. Los consulados mexicanos en EEUU te ofrecen la posibilidad de hacer un testamento. No lo pierdas de vista.

Estos son solo algunos de los principios a seguir. Y en este espacio para hablar sobre tu dinero desarrollaremos cada uno de estos puntos, así que no dudes en escribirnos y compartir tus dudas o inquietudes con Conexión Migrante.